Cultura e idioma

Hay un nexo único entre la cultura y el idioma. Los idiomas que hablamos nos proporcionan las palabras y los conceptos para describir el mundo que nos rodea, lo cual nos permite verbalizar ciertos valores con facilidad. Cualquier cosa que valoramos como grupo cultural seguramente tendrá un término conocido y fácilmente comprensible. La palabra inglesa "privacy" y la palabra china "guanxi" tienen, ambas, significados claros y fuertes en sus respectivos idiomas, pero no necesariamente se encuentran en otros idiomas. Ser hablante nativo de nuestra lengua materna nos aporta más que solo la capacidad de comunicarnos, aporta además la capacidad de comprender por qué alguien piensa y actúa de una manera específica.

Incluso dentro de un mismo idioma, ciertos términos solo pueden ser usados por ciertos grupos y esta jerga o dialecto puede reflejar rápidamente lo que el grupo valora. Si usted usa regularmente el término "rendimiento sobre la inversión", esto dice mucho de lo que usted valora en su función dentro una organización. De forma similar, si usted entiende inmediatamente las complejidades y matices del término "desarrollo sostenible", usted también pertenece al grupo de personas que sin duda alguna comparten una cultura y visión del mundo.

Por otra parte, los idiomas tienen estructuras diversas que pueden reforzar y contribuir con nuestra visión del mundo y creencias culturales. Piense, por ejemplo, en idiomas como el español que diferencian de manera rápida y fácil una relación "formal" y una "informal" con los demás, según la forma empleada para la segunda persona singular "tú" o "usted". Al aprender este idioma desde niño, a usted se le enseña que una forma apropiada de demostrar respecto a ciertas personas tiene que ver con la elección de la palabra…y, ya que esto forma parte de cómo usted debe hablar, es también parte de cómo debe pensar.

Estas diferencias en el idioma, que reflejan nuestras distintas culturas, son la esencia de lo que hace que la traducción de un texto de un idioma a otro sea a veces difícil. Las palabras pueden tener un significado profundo y encontrar la palabra adecuada para el contexto adecuado puede representar un desafío tanto interesante como formidable.